ABC de la Calidad Odontologica para Pacientes (II)

OCHO CLAVES PARA ELEGIR TU DENTISTA EN TODA CONFIANZA

Clave 2: Equipo facultativo y auxiliares

En nuestro afán de respaldar y potenciar la odontología de calidad, más profesional y transparente, te ofrecemos referencias y consejos que te ayudarán a determinar el si tu dentista o clínica dental ofrece un grado de calidad acorde con las exigencias de la odontología moderna.

Dedicamos este post a la segunda de las ocho claves que determinan el nivel de prestaciones de una clínica dental y que te ayudarán a elegir tu dentista en toda confianza.

En los últimos años, España es el escenario que una gran competencia en el sector dental. Según un articulo publicado por gaceta médica, sólo en Madrid hay un dentista por cada 810 habitantes, lo que es más del triple de la tasa recomendada por la OMS —que es de un dentista por cada 2.500-3.000 habitantes—, y este dato se repite en toda España. Según un informe del Consejo Europeo de Dentistas, España es el país con mayor número de graduados en Odontología de Europa.

Si bien es cierto que en diversos aspectos esta situación está teniendo un impacto negativo sobre la profesión en general, también es importante destacar que es precisamente esta realidad la que ha contribuido a que una parte del sector apostara por la innovación, la tecnología, la calidad asistencial, la imagen y la diversificación de tratamientos, propiciando así la eclosión en los últimos años de un nuevo perfil de clínicas, modernas y multidisciplinarias, que son ahora conbsideras como punteras en Europa y que contribuyen a situar a España en la vanguardia de la profesión, como lo indica este artículo publicado en la revista Vivir mejor

NACE UNA NUEVA GENERACIÓN DE CLÍNICAS DENTALES

En general, vemos como este nuevo concepto de clínicas dentales de vanguardia, que se suele formar generalmente entorno a un profesional de éxito y experiencia, permite ofrecer mejores prestaciones y servicios, así como un abanico completo de tratamientos en un mismo centro.
Sin embargo, a pesar de las ventajas y del hecho que dichas clínicas están cambiando el concepto de dentista tradicional tal y como lo conocíamos hasta ahora, también es importante señalar que no todas las clínicas multidisciplinarias están en disposición de ofrecer altos estándares de calidad, ya que para ello es importante que se cumplan una serie de condiciones.

En primer lugar es importante que el responsable sanitario sea una persona física bien identificable con una trayectoria contrastada, y no una marca sin más.
En segundo lugar, porque estos modelos de clínicas ofrecen muchas ventajas al paciente pero son más difíciles de gestionar, ya que su nivel de calidad asistencial ya no depende sólo de las competencias de un solo odontólogo sino de las de todo el equipo sanitario y auxiliar.

UN EQUIPO BIEN DEFINIDO Y ESTABLE, CLAVE PARA UNA ELEVADA CALIDAD ASISTENCIAL

Más allá de su labor como odontólogo, el responsable sanitario tiene que saber rodearse de profesionales cuyas aptitudes técnicas, capacidad de liderazgo y habilidades sociales les permitan trabajar acorde a sus estándares de calidad, y también incentivarles para que se sigan formando continuamente al más alto nivel y adquieran los conocimientos necesarios para ser más cualificados y más autónomos.

Para ello, es imprescindible que dicho equipo goce de un entorno estable, que no esté sujeto a frecuentes rotaciones de personal, sobre todo a nivel del personal sanitario.
Quiero insistir en este aspecto porque es fundamental y, por eso, mi principal consejo es que uno debería mantenerse alejado de una clínica en la que le atienden profesionales distintos cada vez que acude a ella, porque es difícil que se den las condiciones necesarias para poder garantizar prestaciones de alta calidad.
Una tasa elevada de rotación, como vemos en ciertos nuevos conceptos de clínicas tiende a evidenciar una precariedad laboral que no es precisamente una fuente de motivación y una invitación a dar lo mejor de sí, sino todo lo contrario.

En un entorno como la odontología, de por sí propenso al estrés y la tensión que supone trabajar sobre personas, en un ambiente que además les suele generar cierto temor, resulta fundamental que los miembros del equipo se sientan respaldados y tranquilos, para poder ejercer su profesión en las mejores condiciones. El nerviosismo o la desidia pueden no tener mayor relevancia en una peluquería, más allá de la frustración pasajera que pueda ocasionar un corte de pelo desafortunado, pero en una clínica dental pueden acarrear consecuencias más problemáticas.

Por otra parte, la estabilidad  es necesaria para construir las bases de una relación dentista / paciente duradera, que facilite un mayor conocimiento de su salud bucodental y permita un mejor seguimiento y evolución en el tiempo. Resulta además fundamental que cada profesional se responsabilice de los tratamientos o cuidados que efectúe, cosa que no es posible si dicho profesional ya no ejerce en la clínica cuando acudimos a ella.

Obviamente, ninguna clínica puede pretender mantener su plantilla intacta durante años porque los cambios son ley de vida, pero existe en el sector cierto tipo de clínicas más propensas a las rotaciones de personal y a la precariedad que otras, al igual que existen modelos de clínicas que apuestan claramente por rodearse de un equipo sólido de profesionales y por la continuidad.
Cuando se es paciente de una clínica es fácil saber cual es su verdadera filosofía. Si no es el caso, siempre se puede recurrir a la información de la página web. Si ésta tiene un espacio dedicado a los miembros del equipo, en el que se publican sus respectivos perfiles profesionales, suele ser una señal inequívoca de que cuenta con un equipo bien definido y estable.

Por regla general, la actitud, la profesionalidad  y el nivel de exigencia del equipo facultativo y auxiliar suele ser el fiel reflejo del responsable del centro. Más allá de la imagen de la clínica o de las instalaciones, el equipo, tanto facultativo como auxiliar, es el verdadero rostro de la clínica y, mi consejo, es que debería servir de base de referencia para el paciente a la hora de valorar el grado de calidad global ofrecido por un centro.

LA IMPORTANCIA DE PODER COMPARTIR EXPERIENCIA

La experiencia es un factor determinante en el campo de la salud. Si bien es cierto que, a diferencia del conocimiento, la experiencia sólo se puede adquirir con el paso los años, también es cierto que tiene la gran ventaja de poder compartirse. Esto es obviamente más propicio en clínicas que reúnen a varios profesionales, en las que se puedan consultar dudas o plantear consultas con los demás. El grado de experiencia resulta fundamental en la toma de decisiones y en el éxito de los tratamientos, y por esta razón es tan importante que se pueda compartir en el seno de un grupo de trabajo.

Espero que esta información te haya sido sea útil

Posts relacionados:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *