ADECOA: un cambio de paradigma en la atención odontológica

concepto4recortado

 Un cambio de paradigma en la atención odontológica

Las clínicas dentales de la Red ADECOA desarrollan e implantan un innovador concepto de detección precoz y prevención personalizada, que mejora sensiblemente las perspectivas de salud a largo plazo, y  redefine los fundamentos de la relación dentista/paciente.

La realidad no podría ser más elocuente. Los medios de prevención empleados tradicionalmente hasta hoy en las clínicas dentales  – demasiado genéricos y principalmente enfocados a la higiene bucodental –  necesitan adecuarse más a las características particulares de cada paciente para ser más eficaces.

Esta es una de las conclusiones que podemos sacar del último estudio de salud bucodental publicado por la FDI (Federación Dental Internacional), que alerta del preocupante porcentaje de caries y enfermedad periodontal en España (86,5% y 30,7% respectivamente) y de la alta tasa de mortalidad por cáncer oral (1200 muertos al año).

Para el sector, estos datos, no solo son decepcionantes, sino también alarmantes por los importantes riesgos que las patologías bucales pueden conllevar para la salud general de la población, y evidencian la necesidad imperativa de centrase en esta realidad, en busca de soluciones.  

NECESIDAD DE ADAPTAR LA PREVENCIÓN A LOS TIEMPOS ACTUALES

Quizás una de las claves que podrían explicar en parte estos resultados, se halla en los TAC que fueron realizados en 2015 a las momias de Pompeya, y que revelaron, para sorpresa de muchos, que los Pompeyanos tenían los dientes perfectos, a pesar de que no existían los dentífricos. Según los estudios, la razón para ello se halla principalmente en la alimentación de aquella época, más sana y con pocos azúcares, muy alejada de la que disponemos hoy.

Hoy en día sin embargo, además de la alimentación, observamos cómo muchos otros factores ligados al estilo de la vida moderno también tienen un impacto cada vez mayor sobre nuestra salud bucodental, a pesar de que los hábitos de higiene hayan mejorado mucho en los últimos años.

El estrés, la falta de sueño, el sedentarismo, los medicamentos, el tabaco, el alcohol o un mayor envejecimiento, son algunos de los factores que en la actualidad contribuyen a alterar la calidad de la saliva y acelerar un proceso de deterioro que favorece, a medio y largo plazo, el paso de bacterias nocivas al resto de nuestro organismo. Por esta razón, cualquier modelo de prevención que no los tome en cuenta seguirá siendo incompleto e ineficaz frente al proceso de desgaste y al consiguiente riesgo de desarrollo de enfermedades.

REDEFINIENDO LOS FUNDAMENTOS DE LA RELACIÓN DENTISTA/PACIENTE

Uno de los desafíos de la odontología de cara al futuro, consiste en adaptar su práctica a estas circunstancias, para poder minimizar sus efectos y mejorar las perspectivas de salud, tanto oral como general del paciente, a largo plazo.

Proponer la prevención, ya no de manera accesoria, sino como un tratamiento más en el seno de la clínica es, sin lugar a dudas, una clave decisiva para poder revertir la situación. Fundamentalmente, porque permite determinar y evaluar mejor los factores de riesgo, predecir con exactitud la aparición de patología y brindar las soluciones adecuadas en cuanto a evaluación, prevención y mantenimiento de la salud oral.

Este es el momento idóneo para hacerlo. Los últimos avances en materia de detección precoz y los productos de nueva generación, que contribuyen a remineralizar el esmalte y a optimizar el equilibrio bacteriano, nos brindan los recursos ideales para conseguir resultados tangibles, e inimaginables hace tan sólo unos pocos años.

Por encima de todo, es importante que, como pacientes también empecemos a ver la  odontología con otros ojos, y consideremos al dentista como un verdadero aliado para nuestra salud, cuya actuación nos puede evitar muchos problemas, molestias y dolores inútiles de cara al futuro.

También es primordial que nos hagamos cada vez más a menudo la pregunta siguiente:

¿Por qué esperar a que la enfermedad aparezca, o que los tejidos y esmalte resulten dañados para reaccionar, cuando hoy en día sabemos que existen los medios necesarios para  evitarlo?

 

Video relacionado

play-youtube-adecoa

 

 


Tu salud empieza por tu boca

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *