¿Cómo relajarse en el dentista?

alimentos-que-alivian-el-estres_smjg6

Desde siempre el miedo es la principal razón por la que el paciente no visita o visita en último recurso a su dentista.

A lo largo de los tiempos, la creencia popular ha desarrollado una imagen negativa del dentista, aunque hay que confesar que dicha creencia correspondía en otros tiempos a una cierta realidad: incómodos sillones, instrumentos rotativos con velocidad insuficiente, el famoso torno del dentista responsable de dolores durante el tratamiento… Todo esto llevaba a temer las visitas al dentista.

Hoy en día la realidad es otra pero el temor al dentista sigue estando presente en la mente de muchas personas. Esta ansiedad está frecuentemente ligada a un recuerdo. El famoso dolor de muelas que aparece y obliga a ir al dentista induce a la asociación dentista-dolor.

Hay que insistir en el hecho de que este temor es contagioso y de ahí la importancia de la comunicación con los niños pequeños. Por esta razón es recomendable poner muy pronto el niño en contacto con la clínica dental de manera a evitar la espiral del temor.

¿Qué es de los tratamientos dentales en la actualidad?

En la actualidad la consulta dental es un sillón confortable dotado de una iluminación de calidad, unos instrumentos rotativos rápidos que evitan el calentamiento y por consiguiente el dolor, la radiografía digital que permite un diagnóstico preciso, cuidados preventivos que evitan los pesados tratamientos de antaño, la anestesia y los medicamentos que permiten aliviar el dolor, una eficiente esterilización, cuidados estéticos, etc…
Este entorno permite por consiguiente tratamientos de calidad y en su mayoría indoloros.

Además, su dentista tomará en cuenta sus angustias, estará receptivo a sus temores, le aconsejará y le explicará los tratamientos a llevar a cabo. No dude en abordar con el todas las preguntas que se haga.

Y si a pesar de todo esto no consigue superar sus angustias y su estrés le daremos a continuación algunos consejos:

– Reflexione en cuanto al origen de su miedo: miedo imaginario o ligado a un recuerdo traumático. Definir su temor le permitirá desprenderse del mismo.

– Hable de sus temores con su dentista. El conoce perfectamente el problema y adaptará su protocolo de cuidados.

– Gestione su estrés. Prevea una cita bien adaptada a su agenda. Pida un presupuesto preciso, esto le evitará estresarse inútilmente pensando en lo que le va a costar.

Pero sobre todo, visite regularmente a su dentista. Esto le permitirá evitar los tratamientos de urgencia, los dolores de muelas y las infecciones.

La visita se limitará entonces a menudo a un pulido de dental que le devolverá una luminosa sonrisa o a consejos de higiene o estética. ¿No sería esta la mejor manera de asociar por fin clínica dental y placer?

Usted está en medida de elegir. Consultando regularmente su dentista, entra en un universo de salud y bienestar, entonces relájese…

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *