Descubre los 4 aspectos fundamentales que determinan el grado de calidad de una clínica dental

dentista

¿Quieres averiguar el grado de calidad que te ofrece tu clínica dental? Te ofrecemos 4 aspectos fundamentales que te ayudarán a averiguarlo

Una óptima salud bucodental depende de nuestros hábitos de higiene pero también de la calidad y el compromiso de nuestro dentista o de nuestra clínica dental. Para saber sí estos cumplen los requisitos necesarios y utilizan los valiosos recursos que ofrece hoy en día la odontología moderna, te indicamos a continuación los cuatro aspectos que determinan el grado de calidad que ofrecen.

Innovación:
La innovación es uno de los motores de la odontología moderna. Gracias a ella, los procedimientos, las técnicas y los resultados de los tratamientos han mejorado de manera exponencial.
Por esta razón, nuestro dentista o clínica dental se debe de seguir el ritmo que marca la innovación en el sector para no quedarse estancado y poder brindarnos los beneficios que nos aportan estos avances.
Esto nos permitirá sobre todo acceder a nuevos tratamientos, con soluciones y resultados con los que ni siquiera hubiéramos podido soñar hace unos años.

Tecnología:
La tecnología nos permite acceder a tratamientos más fiables, más precisos, más seguros, más confortables y sin dolor.
Tanto a nivel de diagnóstico como a nivel del tratamiento en si, la tecnología permite disfrutar de las innovaciones que van saliendo al mercado los avances que van saliendo cómodos, menos dolorosos.
Está demostrado que frente a las clínicas minimamente equipadas de antaño, la presencia de tecnología y de un equipamiento moderno tienen la capacidad de tranquilizarnos e incrementan nuestra confianza.
Por otra parte, la inversión en tecnología es una señal inequívoca de que la clínica desea ofrecer mejores prestaciones a sus pacientes.

Atención personalizada:
La atención personalizada y la comunicación juegan un papel importante en el grado de calidad que ofrece una clínica.
Frente a ciertas empresas que parecen banalizar los tratamientos y considerar al paciente como a un cliente, no podemos olvidar que la odontología es ante todo una profesión medico-sanitaria en la que cada paciente es único y necesita un trato personalizado.
Conociendo mejor a las circunstancias que rodean al paciente, a sus hábitos o sus costumbres y realizar un seguimiento de la evolución de su salud bucodental ayuda a asesorarle y aconsejarle, así como a proponerle tratamientos y las soluciones que mejor se adaptan a su caso.
Un tratamiento que no sea personalizado no puede ser del todo fiable, así que asegúrate que el equipo demuestra preocuparse por ti como paciente y no como cliente.

Ética profesional:
En un sector en el que, como pacientes, tenemos que confiar en el dentista y en su diagnóstico, la ética profesional cobra una enorme importancia.

No siempre es fácil averiguar si un dentista o una clínica dental lleva grabada la ética o la profesionalidad en su ADN, sin embargo hay indicios que pueden ayudar a determinarlo:
–  El equipo parece “despachar” a sus pacientes a gran ritmo sin adentrase mucho en las circunstancias y el caso de cada uno, ni demostrar empatía.
–  La clínica no tiene un equipo de odontólogos bien definido y está sometida a una alta rotación de personal. Esta no es buena señal ya que la falta de estabilidad no garantiza una elevada calidad de tratamientos e impide un seguimiento adecuado de los mismos
–  La clínica anuncia precios para tratamientos que no se corresponden a la realidad, como es el caso de clínicas que anuncian implantes a un poco más de 200 euros y que acaban cobrando hasta más de 5 veces más por el tratamiento completo.
Obviamente cada uno es libre de elegir en manos de quien pone su salud bucodental pero sinceramente ¿se puede esperar sinceridad de parte de un profesional que nos atrae a su clínica a través de una oferta engañosa?

Creo que también juega un papel importante nuestra propia intuición a la hora de valorar la ética de una clínica pero en caso de duda siempre nos queda la posibilidad de pedir una segunda opinión y así poder comparar.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *