HALITOSIS O MAL ALIENTO : MÉTODOS PARA MEDIRLO Y COMBATIRLO

face of beautiful woman covering her mouth

Hoy tenemos el placer de tener como invitado al Dr. Alberto Cuevas para hablarnos de la halitosis o el mal aliento así como de las maneras de medir y de combatir un problema que puede afectar nuestra calidad de vida y nuestra relación con los demás si no se le pone remedio.

El Dr. Alberto Cuevas es Doctor en medicina y cirugía por la universidad de Málaga y Doctor en Odontología. Es miembro de varias sociedades especializadas como SEPA,SEI, SEDO, y fué Presidente de la Sociedad Española de Odontología Restauradora Informatizada (SEORI) y en España de la International Society of Computarized Dentistry (ISCD) entre 1991 y 2006. Sus clínicas de vanguardia en Málaga, Benalmádena y Fuengirola son referentes en cuanto a calidad odontológica en toda Andalucía.

HALITOSIS: MOTIVO DE RECHAZO FAMILIAR, SOCIAL O LABORAL

La halitosis o mal aliento es un olor desagradable de la cavidad oral que padece hasta un 50% de la población adulta en algún momento de su vida. La halitosis no es una enfermedad; es un problema común de la condición humana que tiene un gran impacto social por el alto porcentaje de personas que la padece.
Afecta a más del 25-30% de las personas y es síntoma de procesos fisiológicos o patológicos orales y extra-orales, o de inadecuadas prácticas de  higiene bucal. También puede aparecer por hábitos relacionados con la alimentación, el alcohol y el tabaco.

Los gases que se volatilizan en el medio ambiente oral, son recogidos y transportados fuera de la boca durante los actos espiratorios y la fonación dando lugar al mal olor.
Debido a que ha sido siempre un tema tabú, la mayor parte de la gente intenta no comentar su existencia. Pero es motivo de gran preocupación tanto para quien lo presenta y tiene conciencia de su situación, como a su entorno familiar y social. Muchas veces por pena o respeto guardamos silencio al ser incapaces de mencionarlo con las personas cercanas que lo padecen.

Quienes sufren de halitosis muchas veces necesitan la ayuda de sus seres queridos o cercanos para superar algo que afecta de manera importante su calidad de vida.

La mayoría de estudios médicos y científicos sobre la halitosis estiman que el 90% de las causas están originadas en la boca, en un alto porcentaje en la lengua. Normalmente la cavidad bucal alberga gran cantidad de bacterias, muchas de ellas responsables de producir compuestos sulfurosos volátiles (CSV) que tienen un olor desagradable. En cuanto al restante 10% de los casos de mal aliento, tiene su origen en problemas de las vías respiratorias y en otras afecciones del organismo, como enfermedades renales, diabetes, disfunción hepática y cáncer y otras.

UN PROBLEMA OCULTO MUY FRECUENTE

Casi todo el mundo en algún momento de su vida, sufren halitosis transitoria. Se puede presentar al despertar en la mañana, por el consumo de alimentos, bebidas alcohólicas, tabaco, ciertos medicamentos, así como por resfriados, ayunos y dietas, entre otras causas.
Generalmente el mal aliento no es percibido por la persona que lo padece, pero sí por quienes se acercan. Sin duda cada uno es el peor medidor del olor de su propio aliento. La mayoría sabe de su problema gracias a que alguien cercano o conocido se los ha dicho. Esta situación es poco frecuente debido a lo delicado e incómodo que resulta abordar el tema.

Aunque la halitosis puede presentarse de forma transitoria o de manera permanente y crónica, los esfuerzos han estado desde hace años más enfocados a enmascararla que a encontrarle soluciones definitivas.
Incluso en personas que no lo padecen, el mal aliento conduce a consumir productos para ocultarlo. La halitofobia se llega a considerar un trastorno psicológico que lleva a la persona a convencerse de tener halitosis aunque no sea cierto.

Una ayuda sincera a quien lo padece es el principio de la solución: se debe abordar el tema con naturalidad para superar las barreras de comunicación con quienes la padecen. En la mayoría de los casos se soluciona la halitosis, con tratamientos adecuados a las causas que la originan.
Establecer un correcto diagnóstico y determinar si las causas son de origen oral o no, ha de ser el principal objetivo. La historia médica y la exploración clínica son los principales pilares diagnósticos.

En todos los casos de halitosis están indicadas las medidas de higiene y cuidado de la boca.

Para detectar la halitosis existen varios métodos y hay entre otros dos medios para evaluar el mal olor bucal: organoléptico (olor detectado por el explorador)  o instrumental (Cromatografía de gases). Este método identifica y cuantifica los componentes individuales del aire exhalado. El sulfuro de hidrógeno y el metilmercaptano constituyen aproximadamente el 90% de los compuestos volátiles de sulfuro detectables en el aire espirado, y son los responsables principales de la producción del mal olor.

LA IMPORTANCIA DE LA HIGIENE BUCAL

En los últimos 30 años, han proliferado una gran variedad de enjuagues bucales de venta libre para el control del olor bucal, pero muchos de ellos con poco rigor científico, ya que el único efecto que producían era enmascarar la halitosis.
Es importante saber para cada caso concreto cual es el colutorio adecuado, si es que se precisa. En todos los casos es fundamental una correcta higiene oral. En este sentido debemos reforzar un correcto cepillado y el uso de seda dental. Lo principal, no obstante, será la limpieza lingual, puesto que la halitosis suele tener su origen en ella. En la limpieza podemos hacer uso de raspadores linguales o el mismo cepillo de dientes, realizando los movimientos desde la zona posterior hacia la más anterior.
La higiene bucal se completa con la limpieza del dorso y de la porción lateral de la lengua, puesto que en ella se acumulan una gran cantidad de bacterias productoras de compuestos volátiles de azufre, tanto en pacientes sanos como en afectados periodontalmente.

El control de la halitosis debe comenzar por un correcto diagnóstico con el que podemos adaptar el tratamiento a cada paciente según las necesidades de caso concreto. Nuestro primer enfoque es lograr educar al paciente en la importancia de los controles de higiene oral, ya que de esta manera podemos asegurarnos el éxito.
En nuestra Clínica es un elemento clave reforzar las técnicas mecánicas para la remoción de la placa dental a través del cepillado, hilo dental y uso de cepillos interproximales, así como el control químico de la placa con enjuagues bucales, pastas dentales y agentes antimicrobianos.
Solemos dar instrucciones sobre cómo limpiar LAS prótesis o aparatos removibles e insistir en el control y la erradicación del hábito tabáquico. También se deberían indicar las modificaciones dietéticas indispensables para el control del mal aliento. El tratamiento odontológico completa la solución definitiva de la halitosis. Por lo tanto, es indispensable tratar la enfermedad periodontal, eliminar o reducir las bolsas afectadas, realizar las prótesis y restauraciones de forma adecuada y tratar las enfermedades pulpares.

Dr. Alberto Cuevas
www.clinicacuevasqueipo.com/

Posts relacionados

Fotolia_40525082_S

 

 

 

 La salud bucodental en al tercera edad

1 comentario
  1. Jose Ruiz Ruiz
    Jose Ruiz Ruiz Dice:

    Muchas gracias por su articulo. Me ha aclarado mucho como combatir el mal aliento. Somos pacientes e la Clinica Cuevas Queipo en Málaga desde hace muchos años y toda la familia está muy contenta con todo su equipo humano y tratamientos.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *