¡Ojo con los implantes dentales "low-Cost"!

Descubre lo que en realidad esconden las ofertas de implantes dentales baratos, o Low-Cost.

Si tienes pensado ir al dentista próximamente, te aconsejo que leas estas líneas, ya que te pueden evitar alguna sorpresa, o ahorrar algún problema que otro en el futuro.

En primer lugar, ante cualquier oferta de implantes dentales aparentemente sin competencia, acuérdate siempre del refrán que dice que nadie vende duros a cuatro pesetas.

A continuación quiero exponer los tres aspectos principales que se esconden detrás de una oferta de implantes dentales a precios de “ganga”:

1) Uso de materiales de dudosa calidad o de procedencia desconocida:
Con el objetivo de abaratar costes, ciertas clínicas deciden rebajar la calidad de los implantes, recurriendo a materiales que no disponen del debido aval científico o que procedan de países que no cuentan con los controles de calidad necesarios. Esto, no sólo incrementa las probabilidades de fracaso de la intervención sino que impide efectuar a cualquier reclamación o recurrir a la garantía post tratamiento.

2) Omisión de ciertas fases del diagnóstico o del mantenimiento futuro:
Aquí también, para abaratar costes puede que un profesional obvie estos dos aspectos que resultan fundamentales para minimizar los riesgos del tratamiento y garantizar un seguimiento adecuado en el futuro. Esto puede tener una repercusión sobre la salud no sólo dental sino global del paciente.

3) Ofertas de implantes con “truco”:
Son ofertas a la que recurren algunas franquicias para atraer pacientes a sus clínicas con ofertas engañosas que no se adaptan a la realidad del coste final del tratamiento, por la suma de “añadidos” durante el proceso y por lo cual el precio acaba siendo mucho más elevado que el que se anuncia en la publicidad.

¿Como funciona?

En realidad es muy sencillo. Como puedes ver en las ilustraciones que te pongo a continuación, la estrategia se basa en la interpretación del término “implante dental” por parte de ciertas franquicias, tal y como lo publicitan, sensiblemente diferente de lo que el mismo término significa para el resto de los profesionales (y básicamente el resto de la humanidad).

1) Implante dental, tal y como lo entendemos todos. Una raíz artificial, un pilar y una corona. Sirve para sustituir una pieza dental ausente y restablecer la masticación, la pronunciación y la estética.

Implante dental

2) Implante dental, según la interpretación por parte de ciertas empresas o franquicias, tal y como lo anuncian en la TV.

Implante dental Low-Cost

La diferencia radica en el hecho de que, según la letra pequeña, la oferta de implante no incluye la prótesis, es decir la parte más importante y fundamental, lo cual no tiene mucho sentido teniendo en cuenta que sin ella el implante ofrecido no sirve absolutamente para nada.

Bueno, en realidad sí que sirve para algo: sirve de cebo para atraer al mayor número de pacientes a sus clínicas, haciéndoles creer que les pondrán un implante dental completo por menos de 250 €.

Son compatibles la letra pequeña y el sector de la salud?

Como habrás podido comprobar, los anuncios de implantes vienen acompañados de una letra pequeña que se desliza a tal velocidad por la pantalla que el único en poder leerla hubiera sido nuestro querido actor Marty Feldman, que vemos representado aquí:

Marty Feldman

En dicha letra pequeña viene estipulado lo que vengo diciendo, es decir que la oferta de implantes anunciada no incluye ni prótesis ni aditamentos, sin embargo, más allá de eso, deberíamos preguntarnos si la utilización de este estratagema de dudosa ética es en absoluto compatible con el ejercicio de una profesión medico-sanitaria como la odontología.

Otorgarle más importancia al negocio, por encima de los demás aspectos, no solo nos aleja del juramento hipocrático, que constituye la base ética y el pilar de la medicina moderna, sino que conduce irremediablemente a un déficit en la atención al paciente cuya repercusión puede tener consecuencias nefastas para la salud del mismo.

Frente a esa realidad, no cabe duda que el paciente debería estar más protegido porque él es la principal victima de este enfoque mercantilista de la odontología, como lo ilustra un estudio que encontrarás a continuación y que refleja un alarmante aumento del número de reclamaciones en el sector durante los últimos años, de las cuales más de la mitad corresponden a clínicas de origen mercantil y franquicias.

Mi consejo para evitar problemas: antes de ponerte en manos de un dentista, asegúrate que no prime su negocio por encima de tu salud bucodental

http://www.eldentistamoderno.com/2015/04/mas-de-la-mitad-de-las-reclamaciones-dentales-corresponden-a-clinicas-mercantiles-o-franquicias/

2 comentarios
  1. Pablo
    Pablo Dice:

    A veces el cliente nota la diferencia pero no llega al precio final, nunca fue acorde el trabajo del dentista con los salarios, siempre carísimo pero el final del dentist se aproxima así como fue el de los relojeros, cada uno cavó su tumba con su propia pala y la tecnología viene a combatir estos despropósitos, ver gente de edad desdentados por las calles ,muestra a las claras los costos de la odontología y el lejano alcances de estos para una función social….Pablo

    Responder
  2. Jorge Rodriguez
    Jorge Rodriguez Dice:

    En Colombia estamos inundados de las famosas clinicas dentales, como marlon becerra, dentisalud, dentix, jasbam, sonria, etc que no son mas que mercaderes de la salud oral en colombia. He sido abordado por gente que trabaja con ellos y el negocio es redondo para ellos. Con razon nadie digno les trabaja. Solo los varados acrptan ese mal pago y hacen las cosas con dudosa calidad.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *